Revisa los aspectos legales antes de decidir

Cartera 26/06/2014 01:01 Actualizada 03:30

Una vez que has elegido el inmueble que satisface tus expectativas, tiene lugar el proceso de compra, pero antes debes entender algunos conceptos legales que te encontraras en el contrato y durante todo el proceso.

1.- El contrato de compra-venta. En el momento en que encuentres el inmueble que buscas, es conveniente reservarlo mediante la firma de un contrato provisional de compra-venta. Con este, el vendedor deberá retirar la propiedad del mercado y congelar el precio acordado.

Al firmar este contrato preliminar el comprador entrega una cierta cantidad al vendedor.

El importe pagado estará en función tanto del precio del inmueble como del acuerdo al que lleguen vendedor y comprador. Este dinero, por lo general, no es reembolsable y se considera parte del precio total de la propiedad.

Después de un plazo corto de tiempo (que por lo general, no excede los 30 días) se firma el contrato de compra-venta definitivo, en el que se da una especie de enganche de la propiedad, que normalmente es del 10% del valor de la misma.

2.- Escrituras o licencia de construcción. Antes de dar cualquier suma de dinero, ya sea con el contrato preliminar o con el definitivo es importante revisar las escrituras que amparan la propiedad.

En éstas se debe estipular que el vendedor es el dueño legal de ésta y que está completamente pagada. En caso de que hubiera adeudos de una hipoteca previa, debe haber evidencia de que el vendedor liquidará esta deuda antes de finalizar el proceso de compra-venta. Si se compra una propiedad en construcción, debes asegurarte de que la constructora posee los permisos de construcción necesarios. Todo esto con la finalidad de evitarnos sorpresas desagradables.

3.- El contrato notarial. La compra de un inmueble se formaliza en presencia de un notario. El vendedor y comprador deben de comparecer ante este representante legal para finalizar la transacción.

En ese momento (o puede ser algunos días antes) el comprador debe liquidar el monto restante del valor de la propiedad.

Se firman las escrituras en presencia del notario, quien entrega una copia al nuevo dueño del inmueble. A partir de este acto, el comprador se convierte en dueño absoluto de la propiedad. El notario se encarga de los trámites que correspondan al registro de la propiedad a nivel federal.

Para tener las escrituras originales el dueño deberá esperar un plazo convenido al momento de la firma. El propietario deberá pagar un porcentaje del inmueble adquirido por la elaboración de las escrituras.

Recuerda que debes contemplar también si existe una legislación o reglamento de construcción local, para que no te enfrentes a una multa, por lo que deberás preguntar a tu agente inmobiliario o directamente en tu delegación o municipio.