Baja FMI a 2.4% PIB 2014

Cartera 25/07/2014 01:48 Actualizada 09:05

[email protected]

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó el pronóstico de crecimiento económico de México de 3% a 2.4% para 2014, lo que evidenció un débil desempeño de la actividad productiva en los primeros meses del año.

Este pronóstico fue más conservador que el esperado por el gobierno federal, que para este año tiene una expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), de 2.7%.

Al presentar el informe sobre las Perspectivas económicas mundiales, el subdirector del departamento de Estudios del FMI, Gian Maria Milesi Ferretti, reveló que este ajuste a la baja se debió al bajo dinamismo que mostró el sector de la construcción y a la recuperación más lenta del PIB que registró su principal socio comercial, Estados Unidos.

Sin embargo, el representante del organismo internacional reconoció que ambos efectos que limitaron la expansión de la actividad productiva del país fueron de carácter transitorio, por lo que se espera un mayor dinamismo en la economía nacional para el segundo semestre del año.

“La cifra de 2.4% de México es un pronóstico realista y el ajuste es resultado no sólo de lo que ha pasado en el país, sino alrededor de la economía internacional”, indicó el integrante del FMI en conferencia de prensa celebrada en las instalaciones del Banco de México.

Expuso que el país tiene una buena posición para responder a los desafíos que vendrán en la economía mundial y para enfrentar los shocks financieros del exterior.

“Las perspectivas de México están mejorando mucho por la ambiciosa agenda de reformas estructurales aprobadas y porque ya casi están avaladas las reglas secundarias en materia energética. Si bien no pensamos en un efecto inmediato de estas, lo que sí están generando es confianza. Los resultados de las reformas los veremos en algunos años, en el mediano plazo”, dijo.

Aunque las perspectivas del Fondo son favorables en los próximos años, al menos para 2015 el pronóstico de crecimiento económico no sufrió modificaciones y se quedó en 3.5%, tal como lo anticipó en abril pasado.

Este nivel de 3.5%, si bien refleja el tercer año consecutivo de una tasa en franca alza, es más moderado que la perspectiva que tiene el gobierno federal, la cual se sitúa en 4.7%.

Débil recuperación

El “flojo” primer trimestre tuvo implicaciones sobre las perspectivas económicas mundiales, mismas que sufrieron un recorte más por parte del FMI, al pasar de 3.7% a 3.4% para el presente año.

“Si bien la recuperación continúa, aún sigue débil, más de lo pronosticado en abril pasado, cuando teníamos una expectativa de la tasa de 3.7% y que ahora revisamos a 3.4%”, dijo el consejero económico del FMI, Olivier Blanchard.

Las economías que sufrieron los recortes más importantes fueron Rusia y Estados Unidos, pues en ambas naciones se disminuyó en 1.1 puntos porcentuales la perspectiva de crecimiento para este año.

En Estados Unidos pasó de 2.8% a 1.7%, mientras que en Rusia se modificó de 1.3% a 0.2% el PIB de 2014.

“En Estados Unidos, los excedentes de inventarios al cierre de 2013 resultaron ser mayores de lo previsto, lo cual dio lugar a una corrección de mayor magnitud. Un crudo invierno atenuó aún más la demanda, las exportaciones disminuyeron marcadamente después de un sólido cuarto trimestre y el producto se contrajo en el primer trimestre de 2014.

“En Rusia se desaceleró la actividad notablemente, porque las tensiones geopolíticas continuaron deprimiendo la demanda”, detalló el FMI en el informe trimestral.

Otras economías que sufrieron los mayores recortes al PIB estimado para 2014 fueron Sudáfrica, Brasil y México, con 0.6 puntos porcentuales menos que el informe de abril pasado, e Italia y Francia, con un ajuste a la baja de 0.3 puntos porcentuales.

Sin embargo, el Fondo estimó que los indicadores anticipados apuntan a que la recuperación mundial recobrará ímpetu en el segundo trimestre de 2014, ya que factores que detuvieron la actividad, como el clima en Estados Unidos, fueron de carácter transitorio.

Temas Relacionados
baja FMI PIB