Excesivo, aplazar proceso: expertos

Cartera 23/10/2015 02:01 Actualizada 08:43

Posponer el apagón analógico por un año resulta excesivo y no se justifica ni técnica ni socialmente, dijo Gabriel Sosa Plata, analista en el tema.

En otros países donde se ha tenido que aplazar el proceso de transición hacia la Televisión Digital Terrestre (TDT) se ha postergado entre tres y cinco meses.

España retrasó la digitalización de la televisión digital a causa de algunos canales que no habían migrado de frecuencias y debido a que no había el suministro suficiente de antenas para captar las nuevas señales.

En el caso de Estados Unidos se retrasó el apagón por cinco meses debido a que 6.5 millones de habitantes no estaban preparados para la transición.

El analista comentó que el Congreso debe analizar detenidamente el plazo que va a establecer para el apagón analógico en caso de que se aplace la fecha y debe destinar recursos al programa, “estamos hablando de recursos multimillonarios”.

“No es nada más por establecer el plazo esto debe ir a la par de campañas intensivas de difusión, a la par sobre lo que se piensa hacer en cuanto a equipamiento en los hogares, si se va a seguir con la misma política de entregar televisores, que sería desastrosa, o si se van a entregar decodificadores”.

Jorge Fernando Negrete, director de MediaTelecom Policy and Law, reconoció que en Estados Unidos y España se retrasó el apagón analógico pero no se asemeja a lo que está sucediendo en México, “no hay antecedentes de estas características”.

Negrete recordó que en Estados Unidos el retraso del proceso fue corto e “inmediatamente anunciaron, no sólo el restablecimiento del programa de la transición, sino incluso un programa de conectividad” y en España la transición fue “un desastre” pero no por ello se detuvo.

Sin señal, hasta 25 millones. Entre 12 y 25 millones de mexicanos se quedarán sin señal de televisión abierta si el apagón analógico se lleva a cabo el 31 de diciembre de 2015, coincidieron analistas.

Ernesto Piedras, director de The Competitive Intelligence Unit (CIU), dijo que entre 10% y 20% de la población se va a quedar sin acceso a la televisión abierta, lo que significa entre 12 y 25 millones de personas.

La justificación de las autoridades quienes dicen que la fecha del 31 de diciembre de 2015 está en la Constitución fue calificada como insultante por Piedras pues “la Constitución también dice que hay un derecho a la información y ese es donde vas a estar privando que según los números va de 10 a 20% de la población y precisamente a la más desfavorecida social y económicamente”.

La medida resulta agresiva pues afecta a los más pobres, ya que la base de datos de la Sedesol es un buen “catálogo” que identifica a las personas que viven debajo de la línea de pobreza, pero “no incluye a los pobres ni a los más pobres”, aseguró.

Aunque en los países donde se ha concretado el apagón, entre 10% y 20% de la población se ha quedado sin servicio, son naciones desarrolladas, dijo Sosa Plata.

“Es algo que se debe evitar en la medida de lo posible para que estos porcentajes no sean tan elevados. Me parece que a quienes les hará falta esta señal son las familias más marginadas”, señaló.

Temas Relacionados
excesivo aplazar proceso