México y EU concretan pacto fiscal

Cartera 21/11/2012 00:36 Actualizada 08:33

Después de dos años de negociaciones, México y Estados Unidos concretaron el acuerdo para intercambiar información bancaria y financiera para verificar el cumplimiento fiscal de sus contribuyentes, informó la Secretaría de Hacienda.

La dependencia reveló la firma del acuerdo con el Departamento de Estado de Estados Unidos para mejorar el Cumplimiento Fiscal Internacional con respecto a Foreign Account Tax Compliance Act (FACTA)

Hacienda destacó que con el acuerdo fiscal, México se ubica entre los países con las mejores prácticas en intercambio de información impulsada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y por el G-20.

Hacienda informó que el acuerdo fue signado el lunes 19 de noviembre, en Washington, D.C., por el subsecretario de Ingresos, José Antonio González Anaya y el subsecretario de Política Fiscal, Mark J Mazur.

“Después de dos años de negociaciones entre los gobiernos de México y Estados Unidos, ambos acordaron mejorar de forma sustancial, los mecanismos de intercambio de información bancaria y financiera para verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de sus respectivos contribuyentes”, detalló Hacienda. En el contexto de FACTA, México es el tercer país que cumple con estándares de intercambio de información, por lo que autoridades elevarán sus capacidades de fiscalización.

Reciprocidad

El presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), José Antonio Quesada Palacios, aseguró que con el acuerdo fiscal, México podrá pedir a Estados Unidos información de sus ciudadanos en aquel país.

“De pronto puede haber una FACTA mexicano, en donde el gobierno puede pedir al americano, que en reciprocidad le mande toda la información de ciudadanos mexicanos que tienen inversiones en Estados Unidos y no están declarando impuestos en México por esas ganancias”, dijo el líder de los ejecutivos.

El presidente del IMEF añadió que la extraterritorialidad de la ley radica en que el gobierno de Estados Unidos podrá obtener información del sistema financiero mexicano, para verificar el cumplimiento de la ley de sus ciudadanos.

La información que podrá obtener son las cuentas bancarias e inversiones que tienen ciudadanos estadounidenses en empresas mexicanas.

La única interrogante es cómo operará el secreto bancario, aseguró el especialista.