FMI reduce PIB para México a 2.5% en 2016

Cartera 18/11/2015 02:36 Actualizada 02:37

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó la proyección de crecimiento económico para México a 2.5% para 2016, debido al menor dinamismo de la demanda de Estados Unidos y la caída en la producción petrolera que se ha convertido en un lastre para el país.

La nueva estimación es inferior al 2.8% que pronosticó el organismo internacional tan sólo un mes atrás.

De cumplirse el pronóstico de crecimiento económico de este año (2.3%), junto con las expectativas de 2016, el Producto Interno Bruto (PIB) registra un crecimiento promedio de 2.05% en la actual administración.

Al dar a conocer el informe sobre la Consulta del Artículo IV, en el cual hace una evaluación económica del país, el organismo advirtió que hay riesgos externos significativos para la economía mexicana que afectan sus perspectivas, principalmente un crecimiento menor a lo esperado de sus principales socios comerciales y de las economías emergentes, y un potencial resurgimiento de la volatilidad en los mercados financieros.

El factor que más preocupa es que las exportaciones mexicanas todavía no parecen crecer de una manera clara, y es que la economía mexicana depende de la demanda externa, y eso es lo que ha determinado la baja en los pronósticos de crecimiento para el país en el año, tanto de los analistas nacionales como internacionales, comentó Alexis Milo, economista en jefe de Deutsche Bank México.

Otro factor de riesgo son las implicaciones de los reducidos niveles de producción petrolera, así como la persistencia de precios internacionales del crudo bajos, en torno a 55 dólares por barril, agregó James Salazar, analista económico de CI Banco.

El informe reveló que México ha enfrentado un entorno complejo en el último año, caracterizado por mayor volatilidad en los mercados financieros globales y el colapso de los precios del petróleo. No obstante, la economía sigue creciendo a un ritmo moderado y las presiones por las salidas de capitales son limitadas.

Los directores ejecutivos del organismo consideraron que los sólidos fundamentos de México y marcos de política económica creíbles ayudan a la economía a enfrentar choques, mientras que la Línea de Crédito Flexible ha otorgado protección adicional. A su vez, la implementación de reformas estructurales, acompañada de avances en la mejora de la seguridad y el Estado de derecho, ayudarán a elevar el PIB potencial.

Hicieron hincapié en que el tipo de cambio flexible debe seguir siendo el amortiguador principal de choques externos. Si bien se reconoce que los mecanismos temporales de intervención en el tipo de cambio han ayudado a mejorar la liquidez del mercado y a reducir la volatilidad, alentaron a limitar el uso de reservas internacionales a periodos de condiciones desordenadas del mercado y a reconstituirlas gradualmente.

Los directores ejecutivos recomendaron a las autoridades prepararse para ajustar la postura monetaria en caso de que el traspaso del tipo de cambio a la inflación sea mayor.