Anticipar el siguiente ciclo económico

Cartera 18/06/2014 01:23 Actualizada 09:41

El Banco de México, tomó una medida sorpresiva al bajar su tasa de referencia de 3.5% a 3.0% y las especulaciones no se hicieron esperar. Lo cierto es que dos cosas son claras detrás de esta decisión de las autoridades monetarias del país: la inflación anual ha tocado piso y la debilidad del gasto es evidente confirmando la fase de desaceleración en la que se encuentra la economía mexicana.

En efecto la preocupación no se centra ahora en las presiones inflacionarias, pero sí en la reactivación económica. En mayo, el aumento de la tasa anualizada, fue marginal respecto a la de abril, situándose en 3.51%, y muy probablemente en junio, ésta continuará baja. En tanto, las ventas departamentales siguen muy deprimidas, habiendo caído 0.2% en el quinto mes del año; ni siquiera el Día de las Madres, ayudó a disparar la ventas.

Así en el acumulado de enero a mayo, las ventas a unidades iguales de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), uno de los mejores indicadores para medir el consumo interno, sumaron una caída de 3.5%, respecto del mismo período de 2013.

Es claro entonces que la decisión de política monetaria estuvo influida por el ajuste a la baja del intervalo de crecimiento para 2014, previsto por esta institución, el cual pasó de entre 3% y 4% a 2.3% y 3.3%; así como por un aumento desestacionalizado de tan sólo 0.28% en el primer trimestre y un segundo trimestre más moderado de lo originalmente previsto.

Sin embargo, un factor internacional también jugó a favor de este movimiento de los réditos a la baja y fue el paquete de estímulos monetarios que anunciara el Banco Central Europeo (BCE), para tratar de dinamizar a la economía europea, a través de la reactivación del crédito, y escapar del fantasma de la deflación. Esto que tendrá impactos claros en la liquidez y réditos internacionales, dio un espacio de acción al Banco de México.

Las medidas del BCE pueden sintetizarse de la siguiente manera: reducción de la tasa de referencia de 0.25% a 0.15%; el pago que ahora tendrán que hacer los bancos comerciales por el depósito de sus excedentes en el BCE, al pasar de una tasa de 0.25% al -0.1%; y la disposición de líneas de crédito a los bancos comerciales hasta por 450 mil millones de euros, a cuatro años de plazo, a una tasa de 0.25% anual, que podrán prestar a empresas y particulares (excluyendo las hipotecas).

Es probable que en el mediano plazo el BCE, para afianzar aún más el avance de la Euro Zona, instrumente un QE (expansión cuantitativa) similar a la aplicada por la Reserva Federal. Esto traerá como consecuencia una devaluación del euro y rendimientos más bajos en los bonos soberanos europeos. En esta coyuntura, las autoridades nacionales vieron un espacio para bajar los réditos internos, no sólo impulsando mediante esta vía a la economía. Sino también para contener la continua apreciación del peso y alentar las exportaciones, elemento dinámico de la demanda agregada, ante la falta de impulso del mercado interno.

Por ahora, se podría esperar un arbitraje entre bonos estadounidenses y europeos, neutralizando el efecto que sobre las tasas de interés de Estados Unidos provoque la retirada gradual del estímulo monetario. Empero las tasas de interés de referencia se prevé comiencen a elevarse en EU. en 2015, por lo que el Banco de México tendrá que hacer lo mismo y por lo pronto tomará los beneficios de medidas monetarias más laxas en el corto plazo.

En este escenario, como el servicio de la deuda se incrementará, tarde o temprano, es vital que las autoridades hacendarías cumplan con el plan previsto de disminución gradual del déficit fiscal y lo lleven a finales de la actual administración a niveles, incluso más bajos, de cuando comenzaron.

Asimismo, como resulta inminente una contracción en las condiciones financieras externas, esto obliga necesariamente a redoblar los esfuerzos para encender los motores internos con aumentos en la productividad y la competitividad; en el país la aprobación de las reformas secundarias pasa, así, a un primer plano.

 

* Es coordinadora de la Maestría en Economía y Negocios y Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac en la Universidad Anáhuac, México Norte.

Temas Relacionados
anticipar siguiente ciclo económico