Concamin descarta tendencia negativa

Cartera 17/02/2013 13:31 Actualizada 13:31

Pese al "inquietante" comportamiento que mostró el sector industrial en diciembre pasado, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que sólo se trata de un tropiezo temporal y lo mejor en este momento es mantenerse atento.

Es importante no perder de vista que el retroceso del sector obedeció a la contracción de sus dos principales componentes que son la industria manufacturera, cuya producción disminuyó 0.9 por ciento, y el sector construcción, que se contrajo 5.0 por ciento, refiere el organismo en un reporte.

Estima que en los próximos meses tres factores serán cruciales para el sector como lo es la evolución del mercado de Estados Unidos; el comportamiento del mercado nacional y la confianza en la ruta que tracen las autoridades a través del Plan Nacional de Desarrollo, de la política industrial y de la estrategia de apoyo a las Pymes.

En el caso de la construcción, refiere que sus tres componentes presentaron números rojos como es el caso de la edificación residencial y no residencial que retrocedieron 5.2 por ciento, las obras de ingeniería civil u obra pesada con una baja de 5.4 y los trabajos especializados para la construcción con 1.7 por ciento menos.

Esto indica que se presentó un auténtico freno en el mercado en un sector cuya influencia es decisiva en el desempeño del mercado laboral y de numerosas especialidades industriales, comerciales y de servicios, argumenta.

La baja del sector construcción provoca un efecto en cadena sobre la operación de diversos proveedores, entre los que destacan el del cemento; cables de conducción eléctrica; arena y grava; productos de asfalto; concreto; tubos y postes de hierro y acero; componentes electrónicos, y accesorios eléctricos, entre otros.

Por su parte, en la industria manufacturera se percibe una auténtica polarización entre sus especialidades, pues mientras aumentó la producción en 10 de ellas, disminuyó en otras 11.

En el primer grupo, los porcentajes de incremento oscilaron entre 1.3 por ciento en la oferta de la industria de plástico y hule, hasta un aumento de 12.4 por ciento en la industria de la madera.

En contraste, las especialidades con disminuciones van de 0.4 por ciento en el denominado sector otras industrias manufactureras, hasta una caída superior a 25 por ciento en la fabricación de muebles y productos relacionados.