Poder del viento se multiplica por 7

Cartera 15/11/2012 00:32 Actualizada 11:46

[email protected]

En México se ha determinado que en al menos siete estados existe la posibilidad de incrementar la capacidad de generación por medio del viento para la red nacional de transmisión y de distribución.

De acuerdo con la Secretaría de Energía, los mejores sitios para construir parques eólicos son el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca; La Rumorosa en Baja California y en Tamaulipas.

Detrás de ellos hay sitios económicamente viables como la zona serrana de Zacatecas; algunos cañones en Hidalgo; algunas partes del Norte de Veracruz y la costa de Sinaloa.

La Península de Yucatán hay una serie de corrientes que permiten tener plantas comerciales que algunos hoteles podrían abastecerse de energía usando aerogeneradores.

Los últimos proyectos puestos en marcha fueron los parques eólicos de la Venta III así como Oaxaca I, de 300 Megawatts de capacidad.

Al principio de la administración se tenían apenas 2 Megawatts de capacidad y ahora ya en marcha se tienen más de mil 300, es decir, hubo un aumento de siete veces en seis años, aunque su producción es mínima comparada con la generación mediante hidrocarburos.

De acuerdo con la Secretaría de Energía hay 32 proyectos con permisos y suman más de 2 mil Megawatts. Estos proyectos sumados son el equivalente a tres presas del tamaño de La Yesca, de 750 Megawatts, con un impacto menor de lo que hace la hidroeléctrica, la desventaja es que el factor de planta se debe de reducir en función de la capacidad de aerogeneradores, no se pueden tener girando todo el día, a lo sumo 12 horas.

En la última gira por Oaxaca, Jordy Herrera, secretario de Energía, señaló que México es referente en América Latina de energía renovable y es el mayor productor de energía eólica.

Los parques eólicos se construyen en lugares especiales, se necesitan espacios abiertos, en tierra o el mar, de tal forma que los cambios en las presiones permitan aprovechar el viento. Las primeras pruebas experimentales que hacen en Europa en el mar y a grandes alturas han arrojado resultados muy positivos.

El viento genera una energía cinética, así se mueven los aerogeneradores que la transforman en electricidad, y después por medio de cables se lleva a la subestación más cercana y de ahí se envía a la red pública.

Los aerogeneradores más modernos instalados en México miden casi 67 metros de altura y las aspas tienen un diámetro de 80 metros. En total miden 107 metros de altura y se espera que alcancen los 150 metros.

Por 20 años se escribió sobre el potencial del Istmo de Tehuantepec y se tuvieron campos experimentales, hoy es el principal generador de energías limpias en México.

El sitio genera más de 600 Megawatts a nivel nacional, de un total de mil 303 que se producen en el país y es un sitio donde se invirtieron más de 5 mil millones de pesos.

De acuerdo con la Sener, las energías renovables representan 25% de la energía que se consume en el país y, dejando fuera las hidroeléctricas, la energía eólica ha repuntado en los últimos cuatro años y prevén que para 2015 llegue a 4 mil Megawatts.

Este monto se alcanzará si se aprovecha el actual marco regulatorio en el que las empresas podrán realizar inversiones mientras les beneficie.

El trámite es sencillo: el consumidor final debe armar una asociación con una empresa interesada en desarrollar un parque, actualmente se tiene por ejemplo a Iberdrola, a Renovalia Energy con su Desarrollos Eólicos Mexicanos o Demex.

Esta empresa fue la última con un proyecto: el Parque Eólico Piedra Larga donde Grupo Bimbo comprará los 90 Megawatts que se generarán. En este parque se invirtieron 200 millones de dólares en 45 aerogeneradores más subestaciones, gasto que recuperará en 15 años y la vida del parque será de más de 40.

El que anda que brinca de gusto es Lorenzo Servitje, director general de Grupo Bimbo. La empresa inauguró su parque eólico en el Istmo de Tehuantepec en el que va asociado con el grupo español Renovalia Energy.

Se trata de un contrato a 18 años en el cual Grupo Bimbo comprará la energía para, prácticamente, todas sus operaciones en la república, con excepción de la Península de Baja California. Tendrá un ahorro de entre 5% y 10%, equivalente al consumo de la ciudad de San Luis Potosí.