Aprueban en Senado Estrategia de Energía

Cartera 15/03/2013 01:06 Actualizada 08:50

polí[email protected]

El pleno del Senado de la República avaló por 83 votos a favor, 17 en contra y siete abstenciones la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027 que envió el presidente Enrique Peña Nieto donde se plantea un “inevitable” ajuste a las tarifas energéticas, plantea la revisión de los subsidios a combustibles, promueve la participación del sector privado en hidrocarburos y electricidad.

Por mayoría de votos, la Cámara Alta dio el aval para que el documento se envíe a la Cámara de Diputados para su ratificación. La Estrategia Nacional de Energía sólo obtuvo el voto en contra de los integrantes de la izquierda —PRD, PT y Movimiento Ciudadano— por considerar que no es una estrategia, es incompleta y tienen tintes privatizadores.

La Estrategia Nacional de Energía no puede ser modificada por las cámaras, y solamente puede ser avalada o rechazada, por eso, se envió a San Lázaro.

En el documento de 154 páginas, el gobierno propone a los legisladores una ruta a 15 años que ayudará a “fortalecer al sector energético” y señala las áreas a las que urge impulsar.

Puntualiza que es necesario que el sistema tarifario “dé las señales adecuadas respecto al costo real de los energéticos”, por lo que “es inevitable que el costo final de la energía pueda incrementarse al consumidor”.

En ese sentido, el gobierno propone aplicar de manera gradual esquemas tarifarios que reflejen las señales económicas para el desarrollo de infraestructura de transporte, almacenamiento y distribución, evitando subsidios indiscriminados, y pide afinar el esquema de precios.

El presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna dijo que con este plan se garantiza el abastecimiento de productos energético y rechazó que sea para privatizar el petróleo.

El panista Jorge Luis Lavalle dijo que la estrategia son sólo conceptos generales, ambiguos y no definen la estrategia a seguir en materia energética.

El coordinador de la bancada del PT, Manuel Bartlett, Dolores Padierna (PRD) y Layda Sansores (MC) acusaron que es una estrategia para privatizar Pemex.