Expectativas de crecimiento

Cartera 09/07/2014 00:02 Actualizada 09:36

Recientemente, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) revisó a la baja el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2014 a 2.6%, cifra que nuevamente será revisada en días próximos.

Después del comportamiento decepcionante de la actividad económica durante el primer trimestre, la información con la que se cuenta hasta ahora sobre algunos indicadores de actividad de abril y mayo, apuntan a que el segundo trimestre podrá ser mejor en su desempeño.

Los resultados del Indicador IMEF —Manufacturero y No Manufacturero—, sugieren que la debilidad en el crecimiento persiste tanto en el sector industrial, como en el de comercio y servicios. No obstante, ambos indicadores permanecen arriba de 50 puntos, que aunado a otros datos disponibles, hay ciertas señales que sugieren que la recuperación en la economía mexicana hacia la segunda mitad del año pudiera mostrar un dinamismo marginalmente mayor.

No obstante lo anterior, debe señalarse que para alcanzar una tasa anual de 2.6%, la apuesta de todos los pronosticadores —incluido desde luego el gobierno y el IMEF— es que tendremos una segunda mitad del año con una evolución económica más firme. En el IMEF creemos en este momento, que ello podría ser posible siempre y cuando el balance de riesgos no se deteriore significativamente.

En concreto, creemos que para registrar un segundo semestre con expansión vigorosa, deberán alinearse una serie de factores externos e internos, cuya conjunción es indispensable para mitigar los riesgos de un crecimiento del PIB menor a las expectativas actuales. Dicha conjunción de factores es compleja pero debe ser vista como la combinación de los ingredientes necesarios para ello, y bajo esta premisa, debe considerarse la interacción de lo siguiente:

• Que continúe el buen desempeño de la economía de Estados Unidos

• Que se dé un proceso ordenado de normalización de la política monetaria por parte del FED norteamericano (“el tapering”)

• Que se aprueben a la brevedad las legislaciones secundarias para materializar las reformas estructurales y retomar así las expectativas favorables que generó la aprobación de las reformas

• Una pronta absorción de los efectos negativos de las medidas fiscales introducidas en este año

• Una rápida y sólida reestructuración del sector de la construcción

• Elementos que permitan dinamizar la demanda interna

• Que el Ejecutivo someta y el legislativo apruebe un PEF 2015 que sea congruente con la disciplina de gasto ante la ausencia de medidas tributarias generadoras de ingresos por el compromiso del Acuerdo de Certidumbre Tributaria (PCT).

• Control de la inflación, estabilidad cambiaria y tasas de interés congruentes con ello

• Superar la baja confianza del consumidor y productor

Como se desprende de este listado, sí son muchos los factores que intervienen para reanimar la economía y varios de ellos dependen de una buena instrumentación de políticas públicas, razón por la cual se reitera que en la medida en que se alineen la mayoría de estos factores, el riesgo de no tener un segundo semestre con expansión estancada será menor.

A manera de conclusión, el IMEF sostiene que una tasa de crecimiento para 2014 de 2.6% pudiese ser factible siempre y cuando se cumpla una combinación de factores que superen riesgos a la baja.

Es destacable que el Banco de México ha hecho una buena labor en lo que respecta al control de la inflación; por ello deberá manejar su política monetaria en estricto apego a su mandato central.

Bajo este contexto, cabe señalar que en el IMEF, como organismo profesional que es, estamos totalmente abiertos a buscar un diálogo constructivo con las autoridades hacendarias sobre propuestas fiscales y una revisión necesaria del régimen tributario, de cara al proceso presupuestal de 2015.

México no puede permanecer estancado ni desaprovechar el momento histórico que vive. Las reformas se están afinando y es una exigencia que las leyes secundarias garanticen un impulso económico lo más pronto posible. Nuestro país así lo demanda.

*Presidente nacional del IMEF [email protected]

Temas Relacionados
expectivas crecimiento pronóstico PIB