Un polvorín para estados

Cartera 06/11/2015 00:35 Actualizada 08:39

Las finanzas de los gobiernos estatales van a enfrentar presiones debido al repunte de los pasivos por pensiones de las universidades públicas, advirtió la calificadora Moody’s.

En un estudio, la agencia internacional detalló que las fortalezas crediticias de las entidades pueden debilitarse si el problema no se atiende oportunamente.

Dos de cada tres universidades públicas del país registran déficits actuariales, que son sostenibles sólo durante los próximos cinco años, antes de que los activos de sus fondos de pensiones se terminen, según el reporte de la firma.

De acuerdo con Moody’s, los pasivos por pensiones no fondeados representan entre 0.5% y 536% de los ingresos totales de las universidades públicas en México.

La Universidad Autónoma de Zacatecas tiene compromisos por pensiones no fondeados de 536% como proporción de sus ingresos, la situación más compleja entre las escuelas analizadas. Le siguieron la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la de Campeche y la de Guanajuato, todas con pasivos que superan en 300% la proporción de sus ingresos.

Dado que los ingresos propios de las universidades son limitados, hay un riesgo de que cualquier esfuerzo para cubrir los faltantes de sus fondos de pensiones requiera la intervención de los gobiernos estatales vía una transferencia de recursos.

Los pasivos por pensiones de las universidades representan entre 0.1% y 45.8% los ingresos de las entidades. Michoacán concentra el caso más elevado, seguido de Morelos, Nayarit, Campeche y Querétaro.

Bomba de tiempo. Analistas y expertos consultados por EL UNIVERSAL reconocieron que el problema de las universidades públicas es uno de los muchos que hay sobre el sistema de pensiones y que puede detonar un problema serio para la estabilidad de las finanzas locales.

El investigador de la Universidad Anáhuac, Carlos Canfield, manifestó que el financiamiento de las pensiones de las universidades públicas es una bomba de tiempo para los gobiernos estatales.

El más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación detalló que las pensiones y jubilaciones del personal de universidades públicas tuvo un déficit actuarial de 227 mil 740 millones de pesos en 2013, cifra que por sí misma representó 40% del gasto federal destinado a educación ese año.

La mayoría de las universidades públicas no tienen sus sistemas de pensiones fondeados, lo que provoca que éstas vayan utilizando sus presupuestos en pagos de pensiones, lo cual es muy grave, porque luego no hay recursos para que mejoren sus instalaciones o contraten más personal, expuso el director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, Héctor Villarreal.

El problema no es nuevo, pero los gobiernos estatales lo han dejado correr debido a la insuficiencia de los recursos que reciben por participaciones. Siempre están buscando cómo resolver sus necesidades en el corto plazo, más que hacer un ahorro para cubrir sus compromisos de largo plazo, comentó Aníbal Gutiérrez, académico de la UNAM.

Regímenes privados. Para algunos analistas la perspectiva es que los sistemas de pensiones de las universidades públicas se trasladen a regímenes privados; sin embargo, eso se considera que es una solución a muy largo plazo, por lo que otros consideran que los gobiernos federal y estatal deben apoyar, sobre todo a las instituciones con mayores problemas.

Pedro Vásquez Colmenares, consultor especialista en pensiones de Marpex, dijo que la salida en principio es difundir entre los trabajadores universitarios el problema y, en segundo lugar, es necesario hacer los estudios actuariales para que se sepa con exactitud cuál es el tamaño del problema y que se hagan públicos.

El presidente del Colegio Nacional de Actuarios, Carlos Nathal, opinó que la falta de conocimiento de las operaciones de los planes de pensiones es la responsable de que los esfuerzos de reforma a los esquemas de las universidades tengan un impacto limitado y coincidió en que es un tema urgente que se debe tratar.

Nathal recomendó organizar un debate nacional, como lo sugirió el titular de la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray, con el propósito de analizar diferentes posibilidades de modificación al sistema pensionario.

“El próximo año puede ser tarde, el problema de las pensiones en las universidades debe atenderse desde hoy”, advirtió.

Temas Relacionados
un polvorín Para estados