El Buen Fin deja fuera a las pymes, lamentan

06/11/2013
12:36
-A +A

[email protected]

El pequeño comercio de la Ciudad de México se quedará estancado con la llegada de El Buen Fin 2013, pues aún hay un abismo de 3 millones de establecimientos que no pueden competir con las cadenas de autoservicio del país.

Gerardo López Becerra, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope), abundó que aún falta un buen camino por recorrer para que los establecimientos puedan salir avantes en el fin de semana de ofertas.

“El pequeño comercio no está apto para competir con El Buen Fin 2013, este programa se caracteriza por un endeudamiento y transacciones con tarjetas de crédito. En el país los comercios en pequeño realizan movimientos en efectivo”, explicó el dirigente.

Para el líder del pequeño comercio en la Ciudad de México, lo ideal, indicó, es que la iniciativa privada y el gobierno lancen una estrategia para integrar con mayores beneficios a todos los comerciantes del país, aunque ello les cueste una pequeña parte de su utilidad.

Consideró que el camino será largo, pues tardarán poco más de tres años para generar interés por parte de los comerciantes y consumidores de estos giros comerciales; poco a poco, con promociones “sencillas” los diversos establecimientos podrán integrarse a la cadena de El Buen Fin.

Pese a estas declaraciones, Ricardo Navarro, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco), aseguró que “el pequeño comercio de México está preparado para enfrentar El Buen Fin 2013 porque entra en un nicho de mercado exclusivo que a la población mexicana le llama la atención, en donde ofrecen artículos que las grandes cadenas comerciales no ofertan”.

Navarro anticipó además rebajas entre 10% y 50% entre todos los comercios participantes.

La estrategia que plantea la Canacope para integrar al pequeño comercio al programa, se basa en que las grandes empresas –los proveedores— apoyen al pequeño comercio comprando productos en específico que se distribuyan en una red de abastos.