Cuida tu bolsillo de las vacaciones

Cartera 03/07/2014 01:09 Actualizada 03:30

Ya llegó la temporada de vacaciones de verano, y si estás a punto de salir, espera un momento y toma las debidas precauciones para que la diversión del viaje familiar no se nuble con malas decisiones y afecte tu bolsillo.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) afirma que el consumidor debe mantenerse informado, incluso cuando planea salir a descansar y divertirse.

Problemas mecánicos con el automóvil, falta de disponibilidad de habitaciones en los hoteles, no tomar en cuenta gastos imprevistos, entre otros, son algunos de los problemas a los que se enfrentan los viajeros que deciden salir a última hora.

“No olvides que la planificación y la información evitarán que seas presa de los abusos de los malos proveedores; conoce tus derechos como consumidor turista, y hazlos valer”, asegura la procuraduría.

Infórmate y planea con tiempo tus vacaciones. Considera los tres rubros básicos: transportación, hospedaje y alimentación, para que puedas hacer un presupuesto de acuerdo a lo que requieres. Recuerda que la regla básica es que, a mayor distancia, mayor el gasto.

En su boletín Brújula de Compra, la Profeco señala que en primer lugar, se debe elegir el lugar que será el destino vacacional.

Si piensas ir a un Pueblo Mágico, visitar familiares en otra ciudad, conocer una zona montañosa, un destino colonial o un centro de playa, reserva con anticipación.

Los centros vacacionales soleados son los destinos favoritos de los turistas, y en nuestro país los principales son Acapulco, Cancún, Puerto Vallarta y Veracruz.

Una vez elegido el destino, requieres comparar con anticipación precios en diferentes hoteles y reservar la habitación que mejor se acomode a tu presupuesto, así evitarás no tener un lugar seguro a donde llegar, además de verte obligado a realizar un desembolso mayor.

El portal privado Brújula Financiera, menciona que hay varias modalidades de viaje terrestre: automóvil propio, tour y centrales de autobuses. La ventaja del automóvil es que puedes cambiar la ruta cuando tú y tus acompañantes quieran. El mejor consejo es revisar tu carro antes de salir, llevar llanta de refacción y herramientas, cargar provisiones como golosinas, agua y fruta para que no tengas que bajar a mitad de carretera y te den estos artículos a un mayor precio. Asimismo, llevar acompañantes que tengan dinero para repartir los gastos.

Si viajas en automóvil, considera el número de kilómetros por recorrer, el tiempo aproximado del viaje y el costo total de casetas de ida y vuelta, así como el gasto en gasolina y las condiciones del vehículo.

La Dirección General de Desarrollo Carretero de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes cuenta con la aplicación en internet “Traza tu Ruta” (http://www.trazaturuta.mx/), que te permite conocer el tiempo de recorrido y que incluye mapas interactivos de las principales carreteras y destinos turísticos del país.

En el caso de las centrales de autobuses, recuerda que los descuentos que hacen son sólo con credenciales de estudiantes o de adultos mayores (INAPAM) de hasta 50% del valor del boleto, trata de viajar ligero o tendrás que pagar hasta 100 pesos en paquetería por las maletas que nunca ocupaste. Por supuesto, viaja con el menos efectivo posible, recuerda que los amantes de lo ajeno y descuidos están a la orden del día y el objetivo es divertirte

“En el caso aéreo, las modalidades se convierten en aerolíneas, donde lógicamente buscaremos el boleto a mejor precio y que esté disponible en el horario que nos agrada”, aseguran los especialistas de Brújula Financiera.

El Centro de Estudios Superiores en Turismo (Cestur) estima que los grupos de viaje familiares se conforman por cuatro personas en promedio, los dos padres y dos hijos, regularmente menores de edad.

El estudio de la Profeco menciona que si te trasladas de la Ciudad de México a Mazatlán, entre una y otra aerolínea los precios pueden variar hasta en 100%. La principal diferencia en este concepto es que en la más cara el viaje es por la mañana, y en la más barata por la tarde.

Toma en cuenta que las aerolíneas tienen diferencias de precios según el horario del viaje. Generalmente, resulta más barato volar en horarios vespertinos.

En el caso de los autobuses, la diferencia entre el precio mínimo y el máximo es de casi 5%.

En las vacaciones, la Ley Federal de Turismo establece tus derechos, toda vez que los prestadores de servicio turísticos están obligados a cumplir con los servicios, tarifas y promociones, en los términos anunciados, ofrecidos o pactados.

Además, a rembolsar, bonificar o compensar la suma correspondiente en caso de incumplir con los servicios ofrecidos o pactados o bien podrá prestar otro servicio de la misma calidad o equivalente a elección del turista.

Asimismo, si contratas el servicio de guía de turistas, el precio se deberá informar al momento de la contratación; y deben contar con formatos foliados y de porte pagado para el sistema de quejas de turistas.

Al contratar alguna actividad recreativa, como buceo, rafting, paracaidismo, etc; el proveedor debe cumplir con la NOM-011-TUR-2001, que obliga, entre otras cosas, a informar al usuario turista los servicios que se ofrecen, costos y las formas de pago, así como el horario en que se realizan las actividades y se ofrecen los servicios.

El prestador de servicios es el responsable de cualquier accidente que pase en el desarrollo de la actividad recreativa, siempre y cuando sea irresponsabilidad o negligencia del guía, así como por el uso de equipos inadecuados.

“Si hay turismo, hay competencia, aprovéchala. La mayoría de comerciantes conocen a los turistas y siempre suben sus precios (sobre alquiler de motocicletas, caballos, lanchas, paracaidismo, buceo, etc) el consejo es cotizar en varios lugares y no dejarte convencer por el primero que ofrezca el producto”, dice Brújula Financiera.

Una vez descontado el viaje de regreso, divide el dinero que llevas entre los días que vas a estar de vacaciones, y guárdalo en la caja de seguridad de tu hotel, ya que no querrás gastar todo tu dinero los primeros días de vacaciones y terminar sin un peso en el bolsillo para el resto de la diversión.

Finalmente, recuerda que no es el lugar, sino la compañía, la que hará que tus próximas vacaciones sean las mejores de tu vida.