México y la OCDE

Cartera 02/06/2015 03:20 Actualizada 09:19

Fundada en 1961, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) agrupa a 34 países con el objetivo de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. El 18 de mayo de 1994, México se convirtió en el miembro número 25 de este organismo.

Sin duda, su participación en la organización le ha permitido al país estudiar las experiencias de otras naciones, al mismo tiempo que ha podido aprovechar el mecanismo para dar a conocer con mayor amplitud a la economía mexicana ante los demás países miembros. México, además, ha presidido en dos ocasiones la Reunión de Consejo a nivel Ministerial de la OCDE, la reunión más importante del año en la organización. La primera ocasión fue en 1999 y la segunda en 2004, amén por supuesto de destacar que José Ángel Gurría fue reelecto para un tercer periodo como secretario general.

En la última década, México ha avanzado significativamente en varios de sus indicadores, en particular los relativos a la mejoría de la calidad de vida de sus ciudadanos, en las áreas de educación, salud y empleo, lo que se destaca en el Índice para una Vida Mejor que construye la organización.

No obstante, cabe señalar que nuestro país obtiene buenos resultados sólo en algunas medidas de bienestar en comparación con el resto de los países miembros, y en muchos casos se sitúa muy por debajo del promedio.

En México, el ingreso familiar disponible neto ajustado promedio per cápita es de 13,085 dólares al año, cifra menor que el promedio de la OCDE, que es de 25,908 dólares. Lo más negativo es la brecha entre los más ricos y los más pobres, ya que la población situada en 20% superior de la escala de ingresos gana más de 13 veces lo que percibe la población que ocupa el 20% inferior. México es el segundo país más desigual de los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al ser superado solo por Chile.

En términos de empleo, alrededor de 61% de las personas entre 15 y 64 años de edad en México tienen un trabajo remunerado, cifra menor que el promedio de la OCDE de 65%. Cerca de 78% de los hombres tienen un empleo remunerado, en comparación con 45% de las mujeres.

En lo que respecta a la calidad del sistema educativo, el estudiante promedio mexicano obtuvo una calificación de 417 puntos en lectura, matemáticas y ciencias en el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE. Esta calificación es más baja que la media de la organización de 497.

Otro indicador de preparación educativa es que, 37% de los adultos entre 25 y 64 años han terminado la educación media superior, cifra mucho menor que el promedio de la OCDE de 75% y una de las más bajas en los países de la misma.

En el campo de la salud, en México la esperanza de vida al nacer es de casi 75 años, cinco años menos que el promedio de la OCDE de 80 años y una de las más bajas. La esperanza de vida para las mujeres se sitúa en los 77 años, en comparación con 72 años para los hombres. Ahora bien, entre los indicadores donde destaca nuestro país, desde hace varios meses, se encuentra el desempleo. Por ejemplo, en enero de este año, México se ubicó como el tercer país de la OCDE con la tasa de desempleo más baja, sólo detrás de Corea y Japón. De acuerdo con información del organismo, la tasa de desempleo de México en el primer mes del año fue de 4.4%, ligeramente por arriba de 4.3% en diciembre de 2014, pero debajo del promedio de la OCDE de 7.0% en enero.

A pesar de la diversidad de indicadores positivos y negativos, según el Índice para una Vida Mejor, en general, los mexicanos están más satisfechos con su vida que el promedio de la OCDE. Al pedírseles que calificaran su satisfacción general ante la vida en una escala de 0 al 10, los mexicanos le otorgaron una calificación de 6.7, ligeramente más alta que el promedio de la OCDE de 6.6.

Recientemente los 34 países miembros de la OCDE decidieron unánimemente conceder un tercer mandato de secretario general a José Ángel Gurría, quien permanecerá en el cargo hasta 2021, habiéndolo ocupado desde 2006, y a decir de los países miembros, durante este periodo se volvió a poner a la organización en el primer plano de la escena internacional. Sin duda la decisión es un reconocimiento, no a un mexicano, sino a los mexicanos, que somos capaces de construir la grandeza de México y contribuir al desarrollo mundial.

*Presidente de Consultores Internacionales S.C.

Temas Relacionados
México y LA OCDE