Slim gana licitación de banda ancha en Brasil

01/10/2014
12:02
-A +A

La multinacional mexicana América Móvil, del multimillonario Carlos Slim, ganó uno de los tres bloques en la licitación en la banda de 700 MHz a nivel nacional, con el fin de ofrecer servicios de banda ancha móvil, a diferencia de México, donde el Gobierno usará y operará el mismo espacio del espectro.

La firma mexicana, a través de su filial Claro, recibió la concesión para instalar una red de cuarta generación (4G) dentro del preciado espectro de los 700 MHz.

“Con el uso de la banda de 700 MHz, se podrá llevar los servicios de banda ancha móvil de alta capacidad de cuarta generación en Internet y telefonía, incluso en las zonas rurales con costos de operación más bajos”, explicó Anatel, el regulador brasileño, en un comunicado este martes.

América Móvil, el segundo mayor operador de telefonía móvil de Brasil, pagó 1,947 millones de reales, cerca de 947 millones de dólares (mdd), por uno de los cinco bloques que se licitaron, mientras que Telefónica Brasil y TIM, Oi se adjudicaron los otros espacios.

Los operadores en Brasil ya ofrecen servicios de cuarta generación, pero a través de la banda de 2.5 GHz, que requiere de mayores inversiones para su despliegue a nivel nacional.

“Para América Móvil, la compra de este lote era importante para los planes de crecimiento de esta empresa en Brasil y para defender su competitividad frente a los otros operadores de telefonía móvil”, explicaron analistas financieros de Casa de Bolsa Intercam, en una nota para inversionistas difundida este martes.

Los expertos subrayaron que la salida de Oi, el cuarto mayor operador del país, para optar por uno de los bloques, deja dudas sobre su capacidad financiera para realizar una oferta c con América Móvil para comprar a TIM en Brasil, luego de que la firma de Carlos Slim anunciara su intención por adquirir en conjunto al tercer mayor operador del país sudamericano.

Brasil decidió concesionar al sector privado el uso de la banda de 700 MHz para el despliegue de infraestructura para dar servicios de cuarta generación; a diferencia del Gobierno mexicano que prepara una licitación para que, a través de inversión privada, se construya un innovador operador estatal que revenda capacidad a los operadores privados.