Reforma hacendaria acotó gasto fiscal

Cartera 01/07/2014 00:47 Actualizada 09:43

El gobierno federal dejará de recaudar 495 mil 781 millones de pesos en 2014 por la serie de beneficios, tratamientos especiales, exenciones y estímulos fiscales que otorga a distintos sectores económicos del país, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al dar a conocer el documento sobre el Presupuesto de Gastos Fiscales 2014, la dependencia reveló que la renuncia recaudatoria equivale a 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, la cantidad resulta inferior si se compara con lo que dejaba de obtener la dependencia en 2013, cuando entonces todos los apoyos otorgados le abrieron un boquete de 643 mil 419 millones de pesos, equivalente a 3.9% del PIB.

La reforma hacendaria que se aprobó el año pasado en el Congreso de la Unión, y que entró en vigor desde el 1 de enero de este año, buscó entre sus propósitos acotar una serie de beneficios fiscales que otorgaba el gobierno federal a algunas actividad a fin de fomentarlas a favor del crecimiento económico.

Sin embargo, para autoridades como para legisladores, existían algunas que no tenían razón de ser y decidieron eliminarlas, lo que hoy permite que la pérdida recaudatoria del gobierno federal sea menor.

Alimentos y medicinas

El polémico tema sobre alimentos y medicinas, el cual ha llevado al debate sobre si debe o no gravarse con IVA, es uno de los gastos fiscales más importantes del gobierno federal.

El que hoy los alimentos tengan tasa cero y no se graven a 16% como diversos bienes y servicios, le significa un hoyo a las arcas hacendarias de 153 mil 431 millones de pesos para este año.

Es decir, que por no gravar el consumo de los alimentos, el gobierno renuncia a recaudar el equivalente a 0.9% del PIB. Por su parte, las medicinas, que también se encuentran dentro del debate sobre sí deben o no gravarse, representan un boquete fiscal para las finanzas públicas de 12 mil 593 millones de pesos, apenas 0.07% del PIB.

La tasa cero que tienen los servicios o suministro de agua potable para uso doméstico, los libros, periódicos y revistas, así como otros productos, en adición con alimentos y medicinas, suman en conjunto una pérdida recaudatoria de 182 mil 930 millones de pesos para este año, lo que representa 1.1% del PIB.

La fuga de la gasolina

Para este año, el gobierno federal y el Congreso estimaron que el subsidio por la gasolina en México tendría un costo para las finanzas públicas de 4 mil 283 millones de pesos; no obstante, entre enero y mayo de 2014 ya se habían desembolsado 6 mil 267 millones para ese propósito.

Por esa razón, la dependencia reestimó el costo de mantener el apoyo a los consumidores, que de acuerdo con expertos y el propio gobierno, recae en mayor proporción sobre las personas de mayores ingresos. El nuevo monto que prevé la dependencia es que se desembolsen 33 mil 870 millones de pesos durante este 2014, es decir, casi ocho veces más que el proyecto original, mientras que para 2015 estimó que por primera vez, en años, no habrá una merma por el apoyo, sino que por el contrario, tendrán una recaudación positiva del IEPS.

De esta manera, la gasolina es probable que no vuelva a considerarse como un gasto fiscal para el gobierno federal y, por tanto, supondrán recursos adicionales para las finanzas públicas.

Recortes en todos lados

El presupuesto de gastos fiscales mostró la reducción de apoyos en todos los componentes del esquema fiscal. El costo de los beneficios por ISR empresarial será de 83 mil millones de pesos en 2014, equivalente a 0.5% del PIB; para personas físicas será de 146 mil 128 millones (0.9% del PIB).

En cuanto a todos los apoyos del IVA, estos le cuestan al erario 219 mil 393 millones de pesos, equivalentes a 1.3% del PIB. Los impuestos especiales, 39 mil 678 millones de pesos (0.2%), y los estímulos fiscales apenas 7 mil 519 millones, menos de 0.1 puntos del PIB.