Adolfo Camacho: “Me apasiona jugar frontón y fútbol”

“Quisiera revivir a Juárez para que viniera a poner ejemplo”, “Si volviera a nacer, elegiría repetir mi vida como hasta ahora”
PRD, Adolfo Camacho, política, entrevista, a bote pronto, izquierda
Adolfo Camacho, líder estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Foto: Demian Chávez
26/05/2017
03:20
Domingo Valdez
-A +A

Adolfo Camacho Esquivel, líder estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), se califica como un hombre tranquilo, prudente, admirador de Benito Juárez, y a quien le gusta la música de Luis Miguel y Timbiriche, así como los caballos, aunque dice no tener el dinero para poseer uno.

¿Cuál dirías que es el principal rasgo de tu carácter?

Tranquilidad. Me considero una persona analítica, congruente, pero con mucha prudencia, con mucha tranquilidad; como parte, además, de estar en el oficio político, donde tiene uno que estar sujeto a considerar opiniones diversas, donde desde luego sabemos que no tenemos verdades absolutas.

En consecuencia, la opinión de todos debe de considerarse, debe de atenderse y también debe de soportarse la crítica de aquellos que no tienen las visiones para expresar sus puntos de vista. En ese sentido, ser tolerantes, congruentes y pacientes, creo que un servidor lo tiene y que todos los que estamos en esta actividad de la política debieran de tener o debiéramos de tener.

¿Qué cualidad aprecias más en una persona?

De las mujeres su dedicación, su perseverancia, su tenacidad en hacer las cosas. Hoy en día, vemos mujeres que hacen funciones de padre y madre a veces, mujeres que trabajan en el hogar, en las funciones cotidianas de una mujer, de atender a la familia, a los hijos, pero que ya la mayoría de las mujeres en el país y en el mundo tienen una doble o un triple función de tener un trabajo que les genere recursos. De las mujeres aprendemos mucho, esa tenacidad, esa dedicación.

Los hombres tienen un poco más de dedicación exclusiva al trabajo, mucha seriedad al trabajo de proveer, de generar bienes, pero ya de poca colaboración en lo demás.

¿Qué es lo más aventurero qué has hecho en la vida?

¡Ay, caray! Muchas cosas, como resumirlas en alguna sola actividad, sería un poco difícil. Hemos desde jóvenes estado en actividades de mucha adrenalina, la aventura, la juventud, pero la seriedad en la actividad deportiva y participación política. En su momento de participación estudiantil, cuando eramos preparatorianos, universitarios, defender los derechos de los estudiantes, pelearnos en esos años con la autoridad universitaria. Recuerdo mucho un caso en la Facultad de Derecho, quienes estábamos en la universidad era porque no teníamos los recursos para una educación en escuelas privadas y, entonces, en algún momento la parte directiva nos subió un 300% los costos de los exámenes, de reprogramar materias para poderlas acreditar en exámenes extraordinarios. Eso inquieto mucho a las juventudes estudiantiles en aquella época y nos metimos a encabezar los movimientos, a buscar hacer presión contra la dirección y logramos que se bajaran en un amplísimo porcentaje, no desde luego al costo anterior, pero mucho más abajo de lo que se pretendía. Era sencillo que la autoridad universitaria tomara represalias, incluso correrte por tomar esos riesgos, pero los tomamos y jamás nos arrepentiremos de ello.

¿Qué esperas de tus amigos?

Su amistad, nada más. Justamente los amigos, que son las personas con las que uno convive de manera cotidiana, nos une eso, pensar de manera similar, tener características que nos unen, que nos dan cercanía, y espera uno siempre conservarlos, en el buen ánimo. De ellos no espera uno otra cosa.

¿Tu principal defecto?

Eso no lo podría decir yo, eso lo tienen que decir los demás. Mucha gente que me conoce en Querétaro y que, afortunadamente, en lugares donde cotidianamente asisto, restaurantes, cafeterías, al cine, futbol, a todos los lugares donde muchos queretanos de forma periódica asistimos, ahí nos encontramos a mucha gente que puedo presumir del aprecio y buen saludo; pero mis defectos o un defecto de manera particular, es algo que tienen que señalar los demás, es algo difícil que pudiera decirlo, podría decir muchísimos.

¿Tu ocupación favorita?

Sin duda, los deportes. Los deportes. Desde joven me gustó jugar frontón, me gustó jugar futbol y todo ello me apasiona. Cuando tengo oportunidad asisto al estadio, a apoyar a nuestro equipo de casa, a Gallos Blancos. Me gusta el futbol del nivel europeo, en estas fechas me ocupo de ver los partido de la Champions (League).

¿Tu ideal de la felicidad?

Poder tener salud. Poder tener el aprecio de los amigos, de la familia. Poder estar conscientes de que en esta vida no se requieren grandes cosas para ser felices, para poder estar tranquilos y contentos.

Desde luego que, con esfuerzo mediano, a veces poquito mayor en unos casos, las personas podemos generar los satisfactores necesarios para realizar o llegar a ese concepto de felicidad, que sería una situación de bienestar, donde podamos tener lo básico.

¿Cuál sería tu mayor desgracia?

Me es difícil recordar alguna situación que pudiera referirla bajo ese concepto. Hasta esta fecha, conservo a mi familia, mis padres viven, la gran mayoría de mis hermanos, a los amigos que se forjan desde la infancia.

Contar con salud, contar con la familia, contar con los amigos, contar con un encargo como el que se tiene, que es un empleo, que a pesar de no genera mucho, pero lo hago para poder estar tranquilos, tener una actividad profesional como la que tengo como abogado, nos permite ser gente feliz, nos permite vivir tranquilos, sin tener mayores preocupaciones y, por eso, un concepto así se me hace muy drástico. En el transcurso de mi vida no me ha ocurrido y esperaría que no me ocurra una situación que pudiera llamar o referir bajo ese concepto.

¿Qué te gustaría ser?

Yo he dicho muchas veces que si volviera a nacer y me dieran a escoger la posibilidad de repetir mi vida como la he desarrollado o escoger otro camino, elegiría repetir mi vida como hasta ahora. Más que ser, me gustaría hacer. Me gustaría hacer muchas cosas, en el sentido de poder, en la actividad en la que hoy estamos, generar resultados a partir de nuestra actividad, que puedan trascender más allá de lo personal, más allá de los grupos cercanos, que se pueda dejar un resultado positivo.

¿En qué país desearías vivir?

En México. No aspiraría a vivir en otro país, a visitarlos sí. Puedo decir que hasta la fecha he tenido oportunidad de conocer varios estados de mi país, todos los municipios de mi estado, muchísimas comunidades y, en México, creo que tenemos todo. Tenemos muchas cosas que otros países quisieran tener.

Hay muchas por corregir, hay muchos pendientes que resolver, pero sin duda México tiene una riqueza en playas. Muchos países no tienen la riqueza natural de México, tampoco tienen la riqueza de tener un par de océanos que le generan riqueza pesquera, la riqueza mineral del norte, el petróleo.

Además, en México la gente es agradable, es feliz, vive con muchas limitaciones, en muchos casos, pero la gente vive contenta.

¿Cuál es tu color favorito?

El amarillo.

¿Cuál es tu animal favorito y por qué lo es?

Aunque no tengo mucha cercanía, me gustan los caballos. Se me hace un animal muy bonito. Además, ejemplares hermosos de caballos finos, que no tenemos la posibilidad económica de poderlos tener, pero sí es un deleite ver competencias ecuestres cuando se tiene tiempo libre, en la televisión.

Cuando tengo oportunidad, y aunque no son muy finos, voy a las carreras parejera en el municipio de El Marqués. Me gusta el ambiente y me gusta ver los caballos y más cuando son de calidad.

¿Canción favorita?

Me gusta la música mexicana, me gusta la música norteña, toda la música de buena calidad me gusta; pero, como buen mexicano, me gustan los corridos, las bandas, sobre todo la música norteña es de mi preferida, sin una canción en específico.

¿Cuál es tu película favorita?

La verdad es que también soy de poco ir al cine, de poco ver televisión; no tengo una película que pueda decir que es mi favorita y la quiera repetir muchas veces. Puedo decir que he visto muchas veces la película de El Padrino, en su saga. Se me hace una serie interesante, por el concepto que manejan y la referencia a ciertos sectores en el mundo que actúan.

¿Cuál es tu libro favorito?

Tampoco. Soy mucho de lectura de libros de contenido académico, de todo, el sinnúmero y cantidad de libros que hemos llevado en la vida académica, códigos, leyes, todo lo que ocupamos en la vida profesional, que ocupamos en la vida partidaria, reglamentos, estatutos propios del partido, los del INE (Instituto Nacional Electoral), las leyes electorales.

Pero, así, referirme a un libro sólo por presumir o muchos que lo hacen y que en realidad no leen, pero se aprenden los títulos de dos o tres libros para citarlos en entrevistas, la verdad es que no comparto con eso y prefiero hablar con toda franqueza. Señalar lo que sí hacemos, las herramientas legales que usamos en el desarrollo profesional y partidario y no andar con señalamientos que no hacemos.

¿Un héroe/heroína de ficción?

No propiamente como una referencia, he visto películas, casi todas las de Batman, el Hombre Araña, Superman, y de muchos otros de esos héroes de película, pero no podría señalar que uno sea mi favorito, o que le dé un gran seguimiento, o que esté pendiente de cuándo sale la próxima película.

¿Cuál es el lugar favorito en el que has estado?

Sin duda, Querétaro. Es un estado y una ciudad de las más bonitas del país. Hoy, desgraciadamente, con mucho tráfico vial, que no nos permite disfrutarla como antes. Pero de muchos estados, Zacatecas que es un muy bonito también, Morelia, los vecinos, Hidalgo, León, la Ciudad de México. no se me hacen más bonitas que Querétaro.

¿Cuál es tu grupo de música o cantante favorito?

Me gustan las baladas de Luis Miguel. Además, creo que somos casi de las generaciones, desde que uno es preparatoriano escuchas cantar a artistas como él y, desde luego, muchos otros de la época. Crecimos con grupos como Timbiriche, que tuvieron una década de éxito. Con esa música crecimos, con esa música recordamos muchas cosas y, bueno, cuando hay eventos, hay fiestas que todavía algunos hacen de esas viejas discotecas, hoy llamados antros, que nos invitan, vamos y escuchamos esa música.

Defínete en tres palabras.

Un hombre de trabajo.

¿Tu héroe de la vida real?

No hay un héroe en la vida real. Nos inspiramos en la vida, sobre todo en la política, en grandes hombres que han hecho mucho por este país, como Benito Juárez en su época, que nos inspiran; además, como abogados que somos y él que fue un hombre de leyes, el Estado de derecho es una de las máximas a las que aspiramos y deben de tenerse y gente como él que dejó un gran legado en esa materia y un dicho que muchos recordamos: El respeto al derecho ajeno es la paz; resume mucho de un gran hombre como él.

¿Tu nombre favorito?

Adolfo.

¿Qué hábito ajeno no soportas?

No soporto la hipocresía. Aquella gente que no se conduce con congruencia, con rectitud, no merece el aprecio de la gente. Tenemos que actuar con congruencia, con rectitud sobre todo, con honestidad y, en esa medida, todas las personas, en todos los lugares, encontrarán el aprecio y la estima de los demás. Por eso, la hipocresía, la traición, es lo que no podemos compartir.

Si pudieras revivir a algún personaje famoso de la historia, ¿a quién revivirías?

Tendríamos que revivir a Juárez. Que viniera otra vez a poner ejemplo de lo que debe de ser un gobernante.

¿Cómo te gustaría morir?

Me gustaría desarrollar una vida plena en todos los sentidos, vivir las diferentes etapas, la infancia, la juventud, la vida profesional, como la que tenemos actualmente y, sin duda, en algunas décadas estaremos como adultos mayores. Tener una vida plenamente realizada en esta actividad en la que nos dedicamos. Vivir la ancianidad con buena salud y llegar la vejez, a las 80 o 90 años y, por esas, épocas morir sin complicaciones. Hay que llegar a esa época lo mejor que se pueda y morir con dignidad.

Si pudieras comer una sola comida en tu vida, ¿qué sería?

Me gusta el mole.

¿Cómo te proyectas en un futuro?

En la vida pública, buscando dar lo mejor de nosotros, hacer cosas que puedan trascender y generar acciones positivas. Entendiendo que quienes estamos en la vida pública y en los partidos políticos nos debemos a la sociedad, gastamos recursos de la sociedad y, como consecuencia, tenemos el compromiso de generar resultados para la sociedad.

Me veo en algunos años más en diferentes actividades, no se puede tener la certeza de cuáles, porque en la política lo único seguro es que no tienes nada seguro, pero que todo es posible. Me veo también en unas décadas ejerciendo la profesión de abogado.

Comentarios